Mecanismo de protección al trabajador cesante en Colombia

Fecha de Publicación
2022
Director(es)
Título de la revista
Revista ISSN
Título del volumen
Editor(es)
Universidad del Magdalena
Resumen

Uno de los principales problemas en el mercado laboral colombiano es la falta de protección efectiva ante la pérdida sorpresiva del empleo, es por ello, que con la expedición de la Ley 1636 de 2013 se creó el Mecanismo de Protección al Cesante, como una forma de amparo y protección de aquellos trabajadores que han perdido su empleo, permitiéndoles recibir un auxilio monetario y el pago de su Seguridad Social por un periodo de seis meses, para así garantizar un mínimo vital mientras se logra la reincorporación a un nuevo trabajo. Sin embargo, se ha detectado que la ley al cesante es poco efectiva, ya que no solo los desempleados no acuden a ella por falta de información, sino que, además, registra como posibles beneficiarios únicamente a aquellas personas que hacen parte del sector de empleo formal en el país, dejando de lado a más del 50% de la población colombiana. El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) año tras año reporta que la mitad del mercado laboral colombiano se desarrolla a través de la economía y trabajo informal, es por ello que resulta importante hacer un análisis integral sobre la manera cómo opera el Mecanismo de Protección al Cesante y si este cumple con los objetivos para los que fue creado. Es de esa manera que, esta investigación se desarrolla con el objetivo de examinar los elementos esenciales del Mecanismo de Protección, su recorrido histórico, principios y el rol otorgado a las Cajas de Compensación en la vinculación y apoyo de los posibles beneficiarios, pudiendo entonces concluir que, existe un alto nivel de desempleo que requiere una intervención apremiante por parte del Estado, para así disminuir no solo situaciones de pobreza y desempleo, sino también la disminución del empleo informal. No obstante, pudo identificarse una de las posibles hipótesis frente a este mecanismo, y es que, no garantiza que trascurrido los seis meses de beneficios el cesante pueda incorporarse a un nuevo empleo, lo que a largo plazo termina generando seguramente un nuevo integrante al gran porcentaje de la informalidad, que luego ya no podrá optar como posible candidato en las listas de beneficiarios de las Cajas de Compensación Familiar.

Descripción
Este recurso de información aparece en las siguientes colecciones
Tipo de Acceso
Acceso Abierto